PLEXR
(LISTA DE TRATAMIENTOS)


El principio utilizado en esta técnica, es la ionización de los gases contenidos en el aire para obtener un pequeño arco eléctrico similar a un pequeño rayo, con el cual tratamos las áreas dérmicas y epidérmicas afectadas por problemas estéticos, sin transferir calor no deseado a las zonas circundantes y sin tocar la piel (de hecho, al hacerlo la ionización viene interrumpida y el dispositivo automáticamente deja de funcionar). El resultado es una quemadura controlada en cada uno de los “puntos de disparo” y es el diseño de estos puntos el que producirá unos efectos u otros. Uno de los beneficios de este tratamiento es que se puede realizar en cualquier fototipo de piel y en cualquier área del organismo: cartílago, mucosa, cuero cabelludo, etc... donde no se pueden realizar tratamientos con láser ni con bisturí eléctrico por seguridad.

Sus aplicaciones son múltiples:

Es muy útil para tratar zonas vascularizadas y ultrasensibles sin causar cicatrices ni hipo pigmentaciones. El tratamiento estrella es la blefaroplastia no ablativa, es decir, la corrección de la ptosis palpebral sin cirugía, consiguiendo la retracción del exceso de piel en los párpados. Asimismo, la eliminación de cualquier lesión palpebral, xantelasmas, verrugas, fibromas, etc. En problemas comunes de un rostro envejecido como manchas, arrugas de expresión, rejuvenecimiento de la zona peri bucal y peri orbital. Estrías en cualquier zona, especialmente periumbilicales, corrección de cicatrices, queloides, etc. (la retracción de cualquier tipo de exceso de piel en cualquier localización). Eliminación de neoformaciones como fibromas, queratosis, verrugas, angiomas rubí, etc.
Es especialmente útil en el tratamiento del Acné Activo, y cicatrices post acné.

Con este tratamiento puede existir el riesgo de aparición de hiperpigmentación si el paciente se expone al sol sin protección solar en los 3 meses posteriores al tratamiento, por lo que debe usar cremas con alto nivel de factor protector solar.