Flacidez de la piel
(Tratamientos corporales)


Al valorar la flacidez el médico debe hacer un examen físico completo para distinguir si se trata de flacidez muscular o cutánea y en consecuencia poder tratar el problema.

La flacidez muscular debe diferenciarse de las alteraciones del tono muscular patológicas de origen neurológico (central o periférico), alteraciones metabólicas, etc.

La flacidez cutánea puede estar ocasionada por cambios bruscos de peso, asociada al envejecimiento o tras el embarazo (especialmente a nivel abdominal); puede responder a causas genéticas o ser de carácter constitucional. Puede o no asociarse a flacidez muscular o grasa localizada, debiendo realizarse el diagnóstico diferencial, básicamente mediante el examen clínico.

La mayoría de los cuadros de celulitis, flacidez y adiposidades localizadas suelen asociarse en el mismo paciente, por lo que el diagnóstico clínico suele ser esencial para plantear diferentes procedimientos terapéuticos dirigidos a cada una de estas alteraciones.

Para tratar este tipo de cuadros podemos aprovecharnos de técnicas no invasivas como la Radiofrecuencia u otras técnicas mínimamente invasivas como la Mesoterapia , La Carboxiterapia y losHilos tensores en zonas específicas como en brazos, abdomen y glúteos.


Ir a Tratamientos Corporales